Educación canina

 

Entre los perros y las personas se generan vínculos afectivos muy fuertes. Es sencillo que un perro nos quiera: basta con estar ahí. Sin embargo esa facilidad no se extiende a su educación, son de otra especie y tienen formas de aprender y comunicarse diferentes.

Querer bien a un perro implica educarle y adaptar su comportamiento al lugar y circunstancias en los que vivirá, consiguiendo un manejo cómodo, seguro y responsable a través de conductas como acudir a la llamada, no tirar de la correa o permanecer quieto, loque mejorará su calidad de vida y la nuestra.

La aceptación o rechazo del planteamiento ético de un trabajo técnico no debe hacerse desde un plano puramente emocional o intuitivo, sino desde su conocimiento. Por ello, es responsabilidad de las empresas de entrenamiento exponer y argumentar su postura para que sea entendida, lo que permite a sus potenciales clientes decidir si la comparten y en qué grado. Nuestro planteamiento ético tiene unas coordenadas claras y bien definidas que permiten a quien las conozca saber exactamente cuál es nuestra visión.

Por este motivo, con el objetivo de ofrecer el mejor servicio a nuestros clientes, se ha firmado un convenio de colaboración con la empresa especializada EDUCAN, empresa de referencia en cuanto a adiestramiento, modificación del comportamiento y formación de entrenadores caninos se refiere.

EDUCAN ha alcanzado esta posición gracias a su trabajo de I+D+I, desarrollando protocolos innovadores de entrenamiento e intervención sobre el comportamiento que aprovechan los conocimientos más actuales sobre cómo aprenden, sienten y se relacionan los perros y otros animales.